IDIOMAS: ESP | CAT | ENG | FRA | DCH
 
Javascript DHTML Drop Down Menu Powered by dhtml-menu-builder.com

Sedó; quiénes somos

En 1889, en plena Revolución Industrial, un joven empresario Pablo Sedó Vives tuvo una idea que, 120 años después, aún pervive.

En unas tierras fundamentalmente agrícolas situadas al sur de la provincia de Tarragona (España, este joven descubrió que los agricultores locales cultivaban yute que luego tejían en unos primitivos telares y que posteriormente lo utilizaban para cubrir mercancías, confeccionar sacos de transporte, etc.

Inicialmente, les compraba el tejido que fabricaban para acabar instalando esos primitivos telares en los bajos de la antigua casa familiar que, hoy en día, aún se conserva.

Hecho esto, la evolución era lógica. Del yute se pasó al algodón y del algodón al algodón-poliéster, iniciando en torno a los años 50, toda una serie de procesos adicionales como la tintura, la impermeabilización y el parafinado.

En la década de los 70 se empezó casi como un juego a experimentar con termoplásticos  fusibles, sin saber muy bien que aquel camino que se iniciaba era el que nos conduciría hasta la actualidad.

Iniciado este camino se fueron sucediendo nuevas y mayores inversiones en tecnología. Se fue mejorando, innovando y desarrollando productos más novedosos hasta llegar a la actualidad con la inauguración de la nueva fábrica.

Cuando miramos atrás vemos que hemos pasado del yute a la fabricación de plásticos para la contención de biogás, materiales para la fabricación de grandes estructuras tensadas, rejillas para la protección térmica ,barreras de  contra mareas de hidrocarburos, transporte, impresión digital y rotulación, sistemas anti-vandálicos, estructuras presoestáticas, etc.

Un sinfín de nuevas utilidades que le invitamos a descubrir en este innovador catálogo general.

 


Hoy, 120 años después de que aquel joven empresario tuviese aquella idea, la cuarta generación sigue llevando la empresa con aquel espíritu  innovador y emprendedor y vocación de servicio al cliente con el que se inició aquella aventura que hoy se llama, INDUSTRIAL SEDÓ.